Cómo sobrevivir a un apocalipsis zombie

Según los mayas, el mundo se acabará este 21 de diciembre. Los detalles sobre este posible final de la Tierra son muy difusos, por lo que resultaría difícil prepararse. ¿Una nueva edad de hielo? ¿un fundimiento instantáneo de los polos? ¿una colisión de un meteorito? ¿la explosión del Sol? Más bien no. Nada parece probable ni verosímil. Todo apunta a que el día 22 de diciembre nos despertaremos como todos los días, quizás un poco más aliviados. En Tumblr circulaba una petición a las compañías eléctricas para que cortaran el suministro a la vez durante un par de minutos, en plan broma. Igual que la propuesta que hicieron de entrenar a unos simios para que recibieran a Félix Baumgarter cuando aterrizara en la Tierra después de su salto desde la estratosfera, como si hubieran pasado miles desde que salió, igual que en la película “El Planeta de los Simios”.

Aunque este tipo de profecías parezcan totalmente absurdas, hay una por la que decenas de personas se preocupan. El apocalipsis zombie. Sí, habéis oído bien. Los zombies, ese recurso tan típico de las películas de serie B de Hollywood, y ese disfraz tan socorrido en Halloween. Se alimentan de cerebros, y si te muerden mueres y resucitas convertido en zombie. Gracias a la serie “The Walking Dead”, estas criaturas fantásticas reviven (nunca mejor dicho) una nueva Edad de Oro. El primer episodio se emitió en 2010 y la tercera temporada acaba de estrenarse hace un par de meses, el 14 de octubre para ser exactos. La serie está basada en los cómics de Tony Moore y Robert Kirkman, y a día de hoy cuentan con más de 10 millones de espectadores.

La moda por los zombies ha sido tal, que hasta el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU hizo su propio manual de instrucciones para sobrevivir a un ataque zombie. Prepararon un vídeo en el que el edificio era invadido por una manada de zombies, generados por ordenador gracias a la tecnología usada para grabar los episodios de la propia serie The Walking Dead. Pero no era una broma. Estaba clasificado dentro del apartado Asuntos de salud pública, y un contralmirante de la Marina de EEUU, Ali S. Khan, médico experto en epidemias y bioseguridad, era el que daba los consejos. Que eran los siguientes:

Plan básico anti-zombies:
1. Tener un kit de emergencia: para aguantar el primer par de días, hasta que puedas localizar un campamento de refugiados libre de zombis. Debe incluir cuatro litros de agua por persona al día, alimentos en conserva, medicamentos, una navaja multiusos, cinta americana, una radio de pilas, lejía, jabón y toallas, mudas de ropa y mantas, copias de los documentos importantes y un botiquín de primeros auxilios.
2. Diseñar un plan de evacuación: tener claro adónde irías y a quién llamarías si los zombis aparecieran en la puerta de tu casa.
3. Si no puedes huir, tener preparado un sitio donde atrincherarse: Recomiendan evitar las ciudades, y dicen que si puedes refugiarte en una barca o en una isla mejor, pues los zombies no son amigos del agua. Eso sí, hay que tener pensada una salida.
4. Los mejores métodos de transporte: son las bicicletas, una camioneta o un coche. Evitar el metro porque puede estar infestado de zombies.

De momento la mejor idea que tuvieron en la serie fue disfrazarse de zombies, y sin embargo sólo recurrieron a ella una vez a pesar de resultar muy efectiva.

Estos consejos pueden parecer simples y ridículos, pero lo cierto es que esta acción del CDC fue un éxito total, y consiguieron lo que querían: concienciar a la población de los peligros de una epidemia y ayudarles a estar preparados.

Tags:

Esta entrada fue publicada en Sábado, diciembre 8th, 2012 a las 16:49 y esta guardado en Televisión. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a travs de la RSS 2.0 feed. Puedes dejar una entrada, or trackback desde tu sitio

Deja un comentario